Hogar


Calefacción del Hogar

Existen múltiples opciones a la hora de decidirse por un sistema de calefacción, pero antes de decidir, hay que tener en cuenta algunas cuestiones.

Disponibilidad del Combustible

Para poder consumir cualquier fuente de energía de suministro continuo, es necesario que la vivienda esté situada en una zona donde haya red de distribución, y que disponga de acometida (llave de edificio). Además se deberá realizar una instalación que transporte el combustible desde la red hasta la vivienda. Esta instalación la deberá ejecutar una empresa instaladora autorizada por la Consejería de Industria.

Si se opta por un combustible a granel o en botellas, habrá que tener en cuenta el servicio de reparto, su frecuencia y la accesibilidad de los vehículos de transporte a la vivienda. Del mismo modo, hay que tener en cuenta la climatología de la zona, ya que si hay nevadas frecuentes, habrá que tener en cuenta las interrupciones de suministro debido a la inaccesibilidad de los camiones o furgonetas de reparto.

Zona Climática

Cuanto más fría sea la zona más necesario será un sistema que mantenga el calor constante; si la zona es más cálida, bastará con (y probablemente sea más rentable) un sistema que caliente de manera puntual.

Necesidades Propias de la Vivienda y de sus Habitantes


El sistema de calefacción más adecuado dependerá también del espacio disponible en la vivienda, de la necesidad o no de alternar el aparato productor de calor con otro productor de agua caliente o tener ambos servicios unidos en uno único.
También dependerá del uso que se haga de la calefacción (las horas que se esté en casa) y la edad de los miembros de la unidad familiar.

Costes Directos e Indirectos

Para poder analizar y comparar precios, habrá que tener en cuenta además de los costes económicos (precio del combustible y consumo estimado), los costes de uso (como la carga de elementos pesados, el espacio perdido en almacenamientos, las interrupciones de suministro...).

El mantenimiento posterior que va a necesitar el sistema de calefacción que elijas es otro punto importante a considerar ya que será un gasto para toda su vida útil. También recomendamos analizar el coste de la inversión inicial en instalaciones necesarias para poder consumir y su rentabilidad por el uso posterior. Si se opta por un combustible canalizado, podremos elegir la tarifa que mejor se adapte a nuestros hábitos de consumo tanto en gas natural como en electricidad.

Calefacción a gas

Calefacción continua, uniforme y a bajo precio para los que disponen de suministro de gas natural

Para disfrutar del calor de tu hogar de una forma continuada y uniforme, aprovechando las ventajas económicas que te ofrece el gas natural, únicamente necesitas una caldera que caliente el agua y unos radiadores que repartan el calor. Y si también deseas disponer de agua caliente sanitaria con el mismo aparato, sólo debes tener en cuenta que tu caldera tiene que ser una caldera mixta.

Hilo radiante

La radiación por suelo es una buena opción para los edificios de nueva construcción, por las ventajas que presenta tanto estéticas y de espacio, como por las económicas que permite obtener gracias a la tarifa nocturna eléctrica y a la ausencia de mantenimiento. Este sistema consiste en la instalación en el forjado del hormigón de cables, láminas o paneles calefactores, que desprenden calor a la vivienda sin ser vistos. Con ellos se puede obtener una temperatura base a bajo precio, al poder acumular calor en la estructura durante la noche, aprovechar las ventajas económicas de la tarifa nocturna, y alcanzar una temperatura de confort al actuar también como sistemas de calefacción directa durante el día.

Es el sistema más confortable al repartir el calor uniformemente por todo el suelo o techo y no resecar el ambiente. Con este sistema, podemos elegir la temperatura ambiente de cada estancia independientemente de las demás

Calefacción Central

El gas natural es una buena opción para los sistemas de calefacción centralizados en edificios. Con ellos todo el edificio disfrutará de calefacción sin interrupciones y al instante, y sin necesidad de disponer de un espacio para la caldera en cada vivienda, ya que es una única caldera la que centraliza el calor y lo reparte a todos los radiadores del edificio. El sistema de calefacción central a gas resulta especialmente adecuado para los edificios que ya disponen de sistemas centralizados y que funcionan con otro tipo de combustible. El cambio de estos sistemas a gas natural, requiere de una instalación que no presenta ninguna dificultad y que reportará a todos los propietarios del edificio importantes ventajas económicas, además de que estarán contribuyendo conjuntamente al cuidado del medio ambiente.

Convectores y Paneles radiantes

Los convectores son una buena opción para los que deseen un sistema de calefacción eléctrica con bajo precio coste de instalación y que no requiera de ningún tipo de obra para su instalación. Es un sistema de calefacción directa que permite obtener al instante la temperatura deseada mediante un termostato que incorpora el aparato. Los paneles radiantes por otro lado, son envolturas metálicas lisas, más estrechas que los convectores, que emiten la mayor parte del calor por radiación. Con ellos también se podrá obtener la temperatura deseada al instante, aunque son de mayor tamaño y precio que los convectores.

Placas solares y ventiloconvectores

Para viviendas donde las necesidades de calor son puntuales. Estos dos aparatos, que requieren de electricidad para su funcionamiento, son recomendables para aquellos espacios de ocupación intermitente. Para cuartos de baño y como aparato de calefacción de apoyo en su modalidad portátil, opta por los ventiloconvectores.

Agua caliente

Una de las necesidades ineludibles que debe satisfacer una vivienda es la de proporcionar a sus usuarios un sistema que permita disponer de agua caliente. Los métodos de producción del agua caliente sanitaria varían mucho, en función de la fuente calorífica y del sistema que se utilice, pudiendo ser, además, centralizado o individual para cada hogar.

Gas individual
Disfruta en tu hogar de agua caliente de una manera sencilla, segura e independiente.
Podrás disponer de agua caliente sin límites con una temperatura estable al momento.
Existe una amplia gama de sistemas para adaptarse a las necesidades de tu vivienda, solo tienes que elegir el aparato adecuado.

Gas Central
Tendrás agua caliente de la forma más cómoda y sencilla. Olvídate del mantenimiento, con una instalación de agua caliente centralizada reducirás notablemente los costes y aumentarás las condiciones de seguridad

Electricidad
Con una sencilla instalación puedes tener el agua caliente al mejor precio, consigue el máximo confort en tu hogar mediante termos, calentadores ó termo acumuladores.



¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com