Hogar


Cuidado del Jardín

Vacaciones

Hoy en día se venden en los centros especializados "distribuidores" de riego, pero si no los encuentra o tiene que irse antes de poder comprarlos, siga estas instrucciones.

La mejor solución es la de tener un vecino complaciente que las cuide, con promesa de retribución, claro. Bastará agrupar las plantas en una habitación luminosa, no demasiado cerca de una ventana grande a causa de los rayos del Sol. Un riego dos veces por semana será suficiente.

Otro procedimiento: Coja un cubo grande y ponga en el fondo una capa de algunos centímetros de gravilla. Disponga los tiestos uno junto a otro, llene de agua hasta la base de los tiestos y cubra los espacios con turba bien húmeda o musgo. De este modo, las plantas se mantendrán en un ambiente favorable y tomarán por capilaridad el agua necesaria a su supervivencia. No olvide colocar los tiestos en una habitación luminosa y contará así con unas tres semanas de conservación asegurada.

Cuando se dispone de jardín, las plantas de interior agradecerán mucho una estancia de algunas semanas en el exterior. Elija un lugar en semipenumbra y entierre los tiestos. Recubra el suelo que los rodea con una capa de turba húmeda.

Fabricación de abono

Del 45 al 70% de la basura doméstica es material orgánico que ocupa un espacio valioso en el vertedero.

Hacer un compost es una manera de convertir este material que normalmente tiras en un rico abono, desde el corazón de una manzana hasta las hojas de los árboles.

No quiere decir enterrar la basura de la cocina directamente en el jardín: se tira a un contenedor especialmente fabricado y se mantiene aislado.

Cómo funciona: Miles de millones de organismos fermentan el compost hecho con los residuos orgánicos. El abono añade nutrientes y humus a la tierra, mejorando su estructura y aumentando su capacidad para retener el aire y el agua.

Además de ser una fuente de abono natural, la fermentación ayuda a reducir la cantidad de residuos sólidos que se tiran a los vertederos.

Proyectos que tienen éxito: Hacer el abono a partir de compost recogido puerta a puerta, ha permitido a ciudades como Davis, en California, reducir a la mitad su cantidad de basura. En New Jersey, proyectos patrocinados por el estado han animado a unas 80 ciudades a dedicarse a la fabricación de abono gracias a la recogida selectiva de los materiales orgánicos.

Consejos para regar las plantas

El agua debe estar a la temperatura de la habitación. El agua demasiado fría puede perjudicar a una planta.

. Deja el agua del grifo en una jarra durante un día entero para que se evapore el cloro. Esto ayudará a evitar los bordes oscuros en las hojas.

. Mete el dedo un par de centímetros en la tierra que rodea a la planta. Si la notas húmeda, no riegues.

. El agua en que se han hervido huevos duros está llena de minerales y es un buen «trago» para tus plantas

. También puedes poner cáscaras de huevo en un jarro con agua y taparlo. Déjalo un día entero antes de regar. Pero no almacenes cáscaras de huevo, porque se pudrirán dando muy mal olor.

. Los mejores fertilizantes son el agua de una pecera y el agua en que se ha descongelado pescado.

. No tires el sifón que ha perdido la efervescencia. Tiene los elementos químicos que necesitan tus plantas para tener más vigor y color.

. De vez en cuando, si quieres regar las plantas que están en macetas colgantes sin salpicar el suelo, prueba a hacerlo con cubitos de hielo. No gotearán antes de ser absorbidos. Pero hazlo sólo de vez en cuando.

. Las plantas bulbosas deben ser humedecidas desde abajo. Llena un plato hondo, o el fregadero con agua y pon allí la maceta.

. Si tienes un cuarto lleno de plantas, un vaporizador portátil es imprescindible para añadir humedad en invierno, a causa de la calefacción.

. La nieve es muy buena. Recoge un poco de nieve recién caída y deja que se derrita. Úsala para regar; hay gran cantidad de minerales en la nieve.

Plantas de interior

Las plantas de interior se debilitan tanto por exceso de riego como por falta de agua. Cada especie tiene sus necesidades específicas, y un cactus, acostumbrado a los desiertos, no se trata como un papiro, que debe vivir permanentemente con las raíces en el agua. No obstante, existen reglas generales a respetar para regar bien:

. La superficie de la tierra debe estar seca. Hay que encontrar la humedad a algunos centímetros de profundidad;

. Limite el riego durante los meses de invierno, que corresponden a un período de menor desarrollo de las plantas;

. Evite crear un desequilibrio entre la tierra, y por lo tanto las raíces, empapada de agua, y un follaje que vive en la atmósfera reseca de la calefacción central. Esta situación clásica, ligada a menudo a la falta de luz, provoca la caída de las hojas y la muerte de las plantas de interior.

. No deje nunca un exceso de agua en el platillo. Vacíelo cuando la planta haya absorbido la que necesite o disponga un lecho de gravilla que aislará el fondo del tiesto;

. Las plantas cultivadas en cubetas con reserva de agua deben tener regularmente un período dé sequedad que permita que la tierra se airee y que las raíces respiren. No deje nunca la reserva llena permanentemente; cuando la capacidad esté en lo más bajo, espere algunos días antes de regar otra vez. Esta técnica evitará riesgos de putrefacción de las raíces y de desequilibrios en el crecimiento debidos a los excesos permanentes de humedad.

. Los aportes de abono en solución deben realizarse siempre después de un buen riego. No ponga jamás abono sobre la tierra seca, porque sería grande el riesgo de quemar las raíces, y la planta ya no se recuperaría.

Antipulgón ecológico

Pon 100 gr. de ortigas sin flor a fermentar en agua durante varios días, lo cuelas y el líquido obtenido lo diluyes en 10 litros de agua. Ya tienes tu antipulgón casero, ecológico y eficaz, puedes rociar tranquila todas tus plantas afectadas.

 


¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com